Tras haber instalado la capa impermeable de la cubierta, procedemos con la prueba de estanqueidad. En las cubiertas planas la prueba se ejecuta mediante inundación, manteniendo 24 horas la cubierta inundada y observando, pasadas las 24 horas desde el final de la inundación, si existen signos de filtraciones bajo la misma. No se valora nunca la estanqueidad por la cota de agua final, únicamente por las posibles filtraciones, si bien esta cota debe mantenerse más o menos estable. Será un laboratorio especializado quien se encargará de comprobar si la cubierta no sufre filtraciones y que la capa impermeabilizante cumple correctamente con su cometido.