La cimentación de la vivienda está compuesta por zapatas aisladas y vigas riostras.

Vertido de capa de hormigón de limpieza.

Armado de la cimentación. Armado de las zapatas y vigas riostras, dejando las esperas para las placas de anclaje de los pilares. Se han colocado separadores de hormigón para que el armado no entre en contacto con el terreno.

Colocación de instalaciones de toma a tierra de la vivienda.

El hormigonado de la cimentación se ha realizado mediante vertido con cubilete.

La instalación de saneamiento se ha colocado sobre la cimentación de la vivienda.

Se ha colocado una capa de gravas sobre la instalación saneamiento sobre la que se dispondrá la solera.

Se ha colocado una lamina impermeable entre las gravas y la solera sobre la que se ha colocado el mallazo de reparto y posteriormente se ha vertido el hormigón mediante cubilote en la solera y plintos de los pilares.

La cimentación ha quedado preparada con las placas de encaje para recibir los pilares metálicos de la estructura de la vivienda