Para la reforma integral de la vivienda unifamiliar se han derribado los porches de los que disponía, uno de ellos situado en la parte delantera y el otro en la parte trasera.

Los porches de la vivienda serán sustituidos por dos pérgolas de madera.