La compartimentación de la vivienda en origen está realizada mediante muros de carga. Para poder realizar una nueva distribución de la vivienda se ha reforzado la estructura mediante la colocación de vigas de hormigón y perfiles metálicos.

Mediante el refuerzo estructural se ha conseguido una estructura más resistente permitiendo la demolición de los muros de carga que sustentaban la vivienda.

La compartimentación de la vivienda en origen está realizada mediante muros de carga. Para poder realizar una nueva distribución de la vivienda se ha reforzado la estructura mediante la colocación de vigas de hormigón y perfiles metálicos.

Mediante el refuerzo estructural se ha conseguido una estructura más resistente permitiendo la demolición de los muros de carga que sustentaban la vivienda.